¿Qué debemos preguntar al comprar una vivienda certificada por BREEAM?

En 2019 planteamos algunas de las cuestiones que debería hacer una persona que esté a punto de comprar una vivienda certificada por BREEAM para entender mejor las características de un edificio sostenible.

Un año después actualizamos nuestro Manual Técnico BREEAM ES Vivienda con el fin de actualizar algunos requisitos, aumentar la exigencia técnica e incorporar la evaluación de medidas vinculadas a la seguridad o la domótica, elementos cada vez más presentes en las nuevas promociones residenciales.

Sin olvidarnos de las cuestiones ya citadas en 2019, hemos querido actualizar el contenido de este articulo para adaptarnos a los cambios del mercado inmobiliario y de nuestra propia metodología.

¿Qué certifica o garantiza que mi vivienda tenga un certificado BREEAM?

BREEAM es una metodología que busca ir más allá de la normativa vigente en el ámbito de la sostenibilidad. De este modo, se garantiza que la vivienda se ha construido siguiendo una hoja de ruta contrastada científicamente para incorporar medidas que garantizan el respeto medioambiental y la salud de las personas.

¿Cómo se han validado los requisitos? En primer lugar, BRE, organismo creador del sello BREEAM, cuenta con diferentes villas demostrativas repartidas por todo el mundo en las que pone a prueba las últimas tecnologías constructivas del mercado. De esta forma evalúa científicamente su impacto medioambiental y sus beneficios para la salud.

Por otra parte, como hemos mencionado, los esquemas de BREEAM van un paso más allá de la normativa y se actualizan continuamente. De manera que cualquier avance en el Código Técnico implica que nuestra exigencia se incremente. Así se diferencia una vivienda que cumple los marcos legales de otra que, además, incorpora elementos beneficiosos con el planeta y las personas.

¿Entonces BREEAM garantiza que mi vivienda es sostenible? Sí, pero su grado de sostenibilidad dependerá del número de requisitos que ha decidido cumplir el promotor y de la calificación obtenida en su Certificado Final, que se obtiene una vez construida la vivienda.

¿Qué requisitos de la metodología BREEAM se cumplen?

BREEAM es una de las metodologías más exhaustivas del mercado, evaluando decenas de requisitos que se dividen en diez categorías distintas en el caso de las viviendas: Energía, Agua, Salud y Bienestar, Suelo y Ecología, Gestión de Obra, Residuos, Materiales, Contaminación, Transporte e Innovación.

Para obtener el certificado es necesario cumplir obligatoriamente un número mínimo de requisitos de las distintas categorías, que varían en función de la puntuación objetivo. Según el número de medidas que se incorporen al proyecto la calificación será mayor o menor (Excepcional – Excelente – Muy Bueno – Bueno – Correcto). De hecho, no cumplir los requisitos mínimos estipulados en cada categoría imposibilita el hecho de certificar el proyecto.

Por lo tanto, hay una serie de requisitos BREEAM obligatorios y otros que son voluntarios pero que puntúan para buscar la excelencia y una mayor calificación en base a nuestra metodología. Por ejemplo, una vivienda BREEAM ‘Correcto’ puede no disponer de aparatos sanitarios de bajo consumo hídrico o instalaciones de energías renovables, ya que no son requisitos mínimos exigidos para alcanzar dicha calificación, sin embargo, una vivienda con un nivel de ‘Muy Bueno’ o ‘Excelente’ si los necesita implementar de forma obligada.

¿Cómo saber entonces si la vivienda cuenta con los requisitos que me interesan? Antes de adquirir la vivienda puedes solicitar información a la promotora acerca de los requisitos de sostenibilidad que han introducido para obtener el certificado. El Informe de Evaluación elaborado por el Asesor BREEAM pertenece a la entidad promotora, que es la que contrata nuestros servicios, y especifica las medidas que se han evaluado para conseguir la certificación.

¿Hay algún manual para el usuario?

La Guía del Usuario Final es un requisito obligatorio dentro de la metodología BREEAM para aquellas viviendas que quieren alcanzar una calificación ‘Bueno’ o superior. Se trata de un documento que resume las instalaciones de la vivienda para explicar al inquilino cómo utilizarlas y promover buenas prácticas.

¿Sirve como certificado energético?

No, BREEAM es un certificado de construcción sostenible. Es habitual que se equipare erróneamente el concepto de sostenibilidad a la eficiencia energética. Una vivienda sostenible es eficiente energéticamente, pero además ahorra agua, es responsable con la gestión de sus residuos, protege la biodiversidad de su entorno y fomenta el bienestar de los ocupantes.

Un certificado energético evalúa únicamente el rendimiento de un edificio respecto al consumo de energía, mientras que la Energía es una de las diez categorías evaluadas por BREEAM en sus manuales técnicos.

El propio Código Técnico de la Edificación de España exige que las nuevas construcciones dispongan de un certificado energético. Utilizar una metodología sostenible sirve para complementar y mejorar el propio estándar legal. Además, BREEAM favorece los edificios con bajas emisiones de CO2, así como a aquellos que obtienen un bajo consumo de energía primaria e implementan tecnologías bajas en carbono o de carbono cero (paneles solares fotovoltaicos, paneles solares térmicos, etc.).

¿Cuenta con el Certificado Final?

Es importante destacar que BREEAM evalúa un proyecto en todas las fases de su construcción. Pudiendo evaluar la fase de diseño del proyecto concediendo un Certificado Provisional que valida la sostenibilidad del diseño, hasta lograr el Certificado Final que valida la sostenibilidad del edificio una vez construido.

Por lo tanto, si una promoción cuenta con el certificado BREEAM, es recomendable preguntar a la promotora si se trata de un Certificado Provisional o Certificado Final, de esta manera estaremos seguros de que la vivienda se ha evaluado tras completar todo el proceso.

¿Qué ahorros puedo esperar en el consumo de agua y energía?

No todas las viviendas certificadas por BREEAM alcanzan los mismos ahorros en su consumo ni tienen las mismas necesidades de mantenimiento, ya que depende en gran medida del número de requisitos que cumplen en las categorías de Agua y Energía.

Una vivienda en la que se han implementado muchos de los requisitos BREEAM en estas categorías puede consumir un 40% menos de agua y hasta un 70% menos de energía respecto a un hogar normativo.

Antes de adquirir la vivienda es recomendable preguntar qué requisitos se han cumplido en estas dos categorías y que nos expliquen los ahorros estimados con su aplicación. De esta manera sabemos de antemano que esperar a la hora de afrontar las facturas correspondientes.

¿Cuál es su nivel de domótica?

La última actualización del manual técnico BREEAM ES Vivienda, realizada en 2020, incluyó nuevos requisitos vinculados a garantizar la seguridad del inquilino e incorporar elementos de domótica en las viviendas.

Este último aspecto es importante para facilitar una gestión inteligente de la vivienda y que el inquilino pueda vivir en su casa de la forma más rentable, saludable y respetuosa con el medioambiente a través de la digitalización.

Controlar la temperatura interior de cada estancia, monitorizar los consumos, disponer de sensores que miden la calidad del aire o que la vivienda garantice una buena conectividad a Internet son algunas de las medidas propuestas por BREEAM y que el inquilino puede consultar antes de adquirir la vivienda.

¿Cuánto contamina mi vivienda?

Cada vez más personas se preocupan por la huella medioambiental que producen, buscando reducir lo máximo posible su impacto ecológico. Esta actitud de responsabilidad ambiental se traslada a los hábitos de consumo, por eso es importante conocer cuanto contamina nuestra vivienda.

Las categorías de Contaminación y Energía de la metodología BREEAM nos ayudan a dar respuesta a esta pregunta y a minimizar la contaminación derivada de nuestra vivienda desde distintas vertientes y en función de los requisitos que cumplamos dentro de cada una de ellas.

La categoría de Contaminación se compone de requisitos que buscan evitar el uso de refrigerantes contaminantes en nuestras instalaciones de climatización, medidas para minimizar las emisiones de NOx derivadas de la combustión de combustibles fósiles, como por ejemplo las producidas por las calderas de gasoil o reducir la contaminación acústica provocada por las instalaciones de nuestro hogar.  Por supuesto, para que una vivienda minimice la emisión de los citados contaminantes es necesario que el promotor haya decidido cumplir dichos criterios.

La categoría de Energía busca reducir las emisiones de CO2 de nuestro edificio, fomentando las instalaciones bajas en carbono o carbono cero, la monitorización de los consumos energéticos, una iluminación eficiente y controlada con sensores o temporizadores que favorezcan la reducción de los consumos.

Recuerda que todos los requisitos que evalúa BREEAM pueden comprobarse en nuestros Manuales Técnicos, cuyo acceso y descarga es gratuita para todo el mundo tras un registro previo aquí.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar

También te puede interesar

Recibe nuestra Newsletter

    Recibirás un mail mensual y podrás darte de baja cuando quieras.

    Breeam en Redes Sociales

    Menú