Manual BREEAM Vivienda 2020 | Fomentando un cambio de cultura en la construcción

BRE Innovation Parks en Reino Unido - Villa demostrativa de los requisitos BREEAM aplicados a viviendas

*Artículo de Mara Rodríguez Hermida, responsable técnica de BREEAM España, publicado en la edición de septiembre-octubre de 2020 de la Revista Ecoconstrucción para explicar las claves del nuevo manual BREEAM ES Vivienda.

Es una satisfacción para nosotros poder constatar, después del análisis de más de 20.000 viviendas certificadas en España, que muchas de las mejores prácticas o innovaciones que proponía el Manual Técnico publicado en 2011 han dejado de serlo para convertirse en prácticas habituales de muchas constructoras, equipos de diseño, y promotores. Este hecho, y la aparición de nueva normativa, hacía imprescindible incorporar nuevas metas de sostenibilidad con las que adecuarse a la realidad constructiva e impulsar al sector hacia nuevos retos.

Los conceptos clave que aporta el nuevo Manual BREEAM Vivienda 2020 los podríamos resumir en resiliencia climática, mejora de la salud y bienestar, medición en fase post construcción y enfoque de diseño integrado.

Hasta ahora, los Manuales BREEAM ponían el foco en reducir el efecto de la construcción en el medioambiente y por ende el cambio climático. Con el nuevo Manual se amplía este alcance y las viviendas, además, deberán diseñarse para ser resilientes, es decir, resistir y adaptarse a los efectos de este cambio. Prevenir los riesgos de sobrecalentamientos, minimizar la demanda de agua potable en periodos de sequía, o reducir el riesgo de peligros naturales que sean más severos debido al cambio climático, son algunos ejemplos.

La salud de los ocupantes de los edificios siempre ha sido abordada de forma transversal en todas las categorías ambientales de la metodología y de forma específica en la de Salud y Bienestar.  El confort visual, la calidad del aire interior, el confort térmico, la calidad del agua o la eficiencia acústica son cuestiones que ya se valoraban anteriormente, pero ahora se hace con nuevos enfoques: valores mínimos de iluminancia que garanticen iluminación natural en las estancias principales, modelado térmico que garantice un nivel adecuado de confort térmico del usuario, diseño de edificios donde las personas se sientas seguras, etc.

Prever un espacio adecuado y los servicios necesarios para disponer de una oficina en casa o proporcionar un espacio privado al aire libre, ya se exigían en 2011 pero cobran especial relevancia, si cabe, en el marco de la actual pandemia.

La medición en fase post construcción cobra mayor protagonismo en la metodología. No solo vamos a diseñar y construir con el objetivo de minimizar los impactos ambientales y mejorar la calidad de vida de los usuarios. Además, vamos a comprobar que el edificio se comporta y funciona de acuerdo con la intención del diseño y las exigencias de funcionamiento teniendo en cuenta las necesidades reales de los ocupantes. Para ello, se pone en valor la realización de un test de permeabilidad al aire y una inspección termográfica para medir el comportamiento de la envolvente, la realización de mediciones que afectan a la calidad del aire como COVS, formaldehido, partículas en suspensión, o por ejemplo llevar a cabo la puesta en servicio de las instalaciones del edificio de forma periódica durante un año tras la ocupación del mismo.

La realización de un diseño integrado que optimice el comportamiento del edificio, en el que la sostenibilidad forme parte del corazón del proyecto desde el inicio, y se fomente la participación de todas las partes interesadas incluyendo, cuando sea posible, a los propios usuarios del edificio, es otras de las novedades. Es una forma de “cerrar el círculo de la sostenibilidad” acompañando al usuario durante la instalación en su nueva vivienda, asegurándonos de que funciona de forma eficiente y resolviendo cualquier problema inicial lo antes posible.

En definitiva, el nuevo manual BREEAM Vivienda 2020 persigue:

  • Asegurar la incorporación de las mejores prácticas ambientales durante la planificación, diseño, construcción y funcionamiento del edificio.
  • Incentivar al mercado para proporcionar soluciones innovadoras y rentables que minimicen el impacto ambiental de los edificios.
  • Crear conciencia entre los propietarios, ocupantes y diseñadores sobre los beneficios y el valor de los edificios con un impacto reducido sobre el medio ambiente a lo largo de todo su ciclo de vida.

AQUÍ PUEDES LEER EL ARTÍCULO EN SU EDICIÓN IMPRESA

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

También te puede interesar

No se han encontrado resultados.

Recibe nuestra Newsletter

Recibirás un mail mensual y podrás darte de baja cuando quieras.

Breeam en Redes Sociales

Menú